La tercera en confidencia

Tuve que aceptarla en cada uno de mis días
y en cada etapa de mi vida.
Tuve que aprender a estar en paz con ella
y entender que las lecciones más valiosas
las aprendí por tan inseparable doncella.

Me enseño que un “TE AMO” de verdad
se consigue cuando es ella
la tercera en confidencia.

Y despues de tanto tiempo,
en secreto y complicidad,
tal y como nos enseñó la sociedad,
el amor me abraza más fuerte
de lo que alguna vez lo hizo
mi fiel doncella llamada soledad.

Registrado en Safe Creative