Lección n.° 25

Creo que me estoy obsesionando,
siento que voy a explotar.
He querido alejarme, pero atraes
a mis ojos como un imán.

He querido aceptar que no se cumplirá,
pero el silencio no me deja pensar.

Sabes, no puedo dormir, porque
en mis sueños no dejas de molestar.

Tú no entiendes cuando son celos,
cuando es impotencia por no hablar,
sólo ves frente a ti a alguien
complicado a quien tratar.

Esto tiene un nombre y no es amor,
nació de la culpa y me envenenó,
el karma llegó y mi corazón fue
el objeto de su dolorosa lección.

Registrado en Safe Creative

Anuncios

La tercera en confidencia

Tuve que aceptarla en cada uno de mis días
y en cada etapa de mi vida.
Tuve que aprender a estar en paz con ella
y entender que las lecciones más valiosas
las aprendí por tan inseparable doncella.

Me enseño que un “TE AMO” de verdad
se consigue cuando es ella
la tercera en confidencia.

Y despues de tanto tiempo,
en secreto y complicidad,
tal y como nos enseñó la sociedad,
el amor me abraza más fuerte
de lo que alguna vez lo hizo
mi fiel doncella llamada soledad.

Registrado en Safe Creative

Reseña “Daytripper”

Reseña mezclada con hermosos pensamientos.

Ensayos De Rutina

GalleryComics_V_1900x900_20140400_daytripper-HC-title_53064f66ad5930.84888693

Es natural que en estas fechas se avive la sensibilidad y la emotividad. Desde pequeños, las costumbres de las fiestas decembrinas se han impuesto como un referente de amor, paz y felicidad, con todo y sus restricciones: prohibido pasarla solo, prohibido pensar en el trabajo, prohibido no llegar a cenar con la familia, y demás tabúes.

Por eso sonreímos aunque no tengamos el ímpetu. Por eso nos vestimos formal. Y horneamos pavo. Y brindamos con bebidas espumosas. Por eso vamos a la iglesia. Nos damos un abrazo. Contemplamos la Luna de Navidad, que no se vio desde 1977 y no se verá de nuevo hasta 2034. Y nos preguntamos quién seguirá con nosotros para esas fechas. Cuántas sillas del comedor estarán vacías. Cuántas habrán sido reemplazadas. Cuántas tendrán que ser añadidas. Y luego callamos. Porque es Navidad y esos pensamientos no tienen cabida. Hoy es noche de gloria en el…

Ver la entrada original 1.033 palabras más

Escudo y arpón

No puedo negar que el tiempo
pesa más que la soledad.
Que el dolor, es más fuerte
cuando lo siente alguien a quien quieres.

Y despues de tanto tiempo aprendí
que solamente aquel que lo perdió,
llega a conocer el verdadero amor
que un día existió.

Los días y las noches vienen y van,
el tiempo transcurre, no tiene final.
A penas hace un año podía escucharte hablar.

Se que estás ahí, en mis sueños existes.
Sigues cerca de mí, porque cierro los ojos y
te encuentro en mis pensamientos.

Cuánto voy a lamentar,
cuánto voy a anhelar cambiar.
En mi mente y en mi corazón
te has hecho inmortal.

La vida nos hizo desiguales,
la sangre nos unió, a pesar de
nuestros conflictos personales.

Nos hizo escudo y arpón,
tú mi soporte y yo tu razón.
Papá.

Dedicado a la memoria de mi padre,
José Marbán Díaz
18 de Septiembre de 1946 / 21 de Junio de 2013

Registrado en Safe Creative

Mundo de sueños

Abre el portal del amor y no dejes que se cierre.
Abre la puerta de mi corazón y descansa en su interior.

Déjame sentir y correr por mis venas,
la pasión que brota dentro de tu corazón,
que fluye de tu amor.

Porque eso es todo lo que quiero ser,
cariño y comprensión para ti.

Porque así te he soñado, despertando
junto a mi, he fantaseado.
Y aunque te he tenido y te he sentido,
aún sigue pareciendo el sueño más profundo,
la fantasía mas lejana a la imaginación.

Pero si así fuera un simple producto
de mis noches eternas,
le pediría a Dios jamás despertar,
jamás volver a caminar,
para vivir a tu lado, amándonos por siempre,
en el más hermoso de los mundos.

El mundo donde somos uno al pensar, uno solo al caminar.
Un mundo donde las espinas no lastiman más.

Ese mundo que Dios creó con amor,
donde hemos pintado la pasión, probado la diversión
y tallado en piedra el más grande amor.
El mundo de mis sueños.

Ven, no me dejes solo.
Ven, a tu lado por siempre,
nosotros.

tumblr_ngw8bovIKx1t7kk9fo1_1280

Registrado en Safe Creative

El sueño de un nuevo abrazo

Creo en la felicidad de mis recuerdos,
en la nostalgia de mis desvelos.

Creo en las fantasías que provocan mis deseos,
en los sueños que me acercan a tu regreso.

Creo en el corazón que a gritos pide tus besos,
en este amor que me da esperanza y fortaleza.

Más aun creo en tu alma, en tu nobleza espontánea,
en tu sincera mirada, en tus profundas palabras.

Creo en tus gestos y emociones, en tus alegrías y dolores,
en un mal mundo lleno de desilusiones,
en una realidad que se descubre con el tiempo.

Creo en ese tiempo que juntos pasamos,
en el sentimiento que surgió desde aquel momento,
en la chispa que alumbró nuestro corazón.

Sentí el principio del amor, sentí el miedo de perderlo
en un dos por dos. Con celos y posesión te até a mi red de
espinas y rosas por amor.
Todo por amor.

meh

Registrado en Safe Creative