Las tinieblas son parte esencial

Un miedo invade todos
mis pensamientos,
no quiero que acabe,
no quiero que llegue al final.
Siento que se escapa de
mis manos sin poderlo cambiar.

Si uno anhela, tal vez
su suerte no desea.
Porque pensar en la suerte,
es querer sin tener,
y tener sin pensar,
es la plena felicidad.

El castigo divino,
una sombra al reflexionar.
Preocuparse y hundirse
en lo sentimental.
¿Por qué alegría no sientes más?
¿Por qué los demás vienen y van?

Sofocado y preso,
sus actos lo atacan.
No perdonarán
sus malas jugadas.

Sin comprensión ni cuidado
me he intentado liberar.
El sufrimiento eterno
nunca me dejará escapar.

parque-cubierto-de-nieve,-noche,-niebla,-banco,-lamparas-194537

Registrado en Safe Creative

Papiro y tempestad

Devoción, recelo y discordancia.
Confianza, perjuicio y frustración.
Un lienzo volátil de amnesia,
primer acto en la dramática escenificación.

Papiro, tempestad y sacrificio,
un protocolo rutinario de aflicción.
Herida, abandono y olvido,
poderosa Circonis terminó con la ilusión.

El compás paulatino adopta jinetes.
Atractivo, indomable y segregado,
el sueño brilla lejano.

Lo envuelve la brisa y la neblina.
Arde, existe y se transforma.
Se vuelve cometa, se vuelve aurora.
Vive y se refleja en mi visión.

architecture-1138967_960_720

Registrado en Safe Creative

Lección n.° 25

Creo que me estoy obsesionando,
siento que voy a explotar.
He querido alejarme, pero atraes
a mis ojos como un imán.

He querido aceptar que no se cumplirá,
pero el silencio no me deja pensar.

Sabes, no puedo dormir, porque
en mis sueños no dejas de molestar.

Tú no entiendes cuando son celos,
cuando es impotencia por no hablar,
sólo ves frente a ti a alguien
complicado a quien tratar.

Esto tiene un nombre y no es amor,
nació de la culpa y me envenenó,
el karma llegó y mi corazón fue
el objeto de su dolorosa lección.

Registrado en Safe Creative

Enigma viral

Se siente como delicadas
cosquillas en el rostro,
se esparce por nuestra mente
y aterriza en el corazón.

Se contagia con un abrazo de afecto,
se dispersa por el reflejo de
una mirada cordial y prolifera
entre nosotros con una
sonrisa de amabilidad.

Es demasiado fuerte para
tenerlo sin compartirlo,
demasiado grande para
guardarlo sin reflejarlo.

El espíritu comparte la felicidad
entre las personas y tiene
un poder indestructible.

Registrado en Safe Creative

Mortsceno

Dentro de aquel baúl
reflejose en cristales de azúcar,
endulzando figuras,
cegándolo en la penumbra.

Pinta migajas de sal,
pinta un arcoiris que no tenga final.
Ríe hoy pequeño bufón,
luce obsceno un lóbrego corazón.

Ven conmigo y vive del edén.
Guárdame un secreto,
mientras dance te lo revelaré.
Juega dentro del averno,
baila conmigo lo obsceno.

Purpuran con globos
sin pudor al besar,
derraman hormonas,
invitándome a cenar.

El bufón dice: ¡obsceno, obsceno!
No quiero tu felicidad ¡no quiero!

Luce una cara angelical,
más niño de lo normal.
La edad lo hace cambiar,
destrozando dulces cristales
dentro de la oscuridad.

Se fugó, se escondió,
temeroso lo enfrentó.
Si la inocencia y la ingenuidad
no sirvieron para escapar,
libertino en el mundo
hoy se atreve a caminar.

Registrado en Safe Creative

La tercera en confidencia

Tuve que aceptarla en cada uno de mis días
y en cada etapa de mi vida.
Tuve que aprender a estar en paz con ella
y entender que las lecciones más valiosas
las aprendí por tan inseparable doncella.

Me enseño que un “TE AMO” de verdad
se consigue cuando es ella
la tercera en confidencia.

Y despues de tanto tiempo,
en secreto y complicidad,
tal y como nos enseñó la sociedad,
el amor me abraza más fuerte
de lo que alguna vez lo hizo
mi fiel doncella llamada soledad.

Registrado en Safe Creative

Reseña “Daytripper”

Reseña mezclada con hermosos pensamientos.

Ensayos De Rutina

GalleryComics_V_1900x900_20140400_daytripper-HC-title_53064f66ad5930.84888693

Es natural que en estas fechas se avive la sensibilidad y la emotividad. Desde pequeños, las costumbres de las fiestas decembrinas se han impuesto como un referente de amor, paz y felicidad, con todo y sus restricciones: prohibido pasarla solo, prohibido pensar en el trabajo, prohibido no llegar a cenar con la familia, y demás tabúes.

Por eso sonreímos aunque no tengamos el ímpetu. Por eso nos vestimos formal. Y horneamos pavo. Y brindamos con bebidas espumosas. Por eso vamos a la iglesia. Nos damos un abrazo. Contemplamos la Luna de Navidad, que no se vio desde 1977 y no se verá de nuevo hasta 2034. Y nos preguntamos quién seguirá con nosotros para esas fechas. Cuántas sillas del comedor estarán vacías. Cuántas habrán sido reemplazadas. Cuántas tendrán que ser añadidas. Y luego callamos. Porque es Navidad y esos pensamientos no tienen cabida. Hoy es noche de gloria en el…

Ver la entrada original 1.033 palabras más